domingo, 13 de enero de 2008

::: Como quedamos en el Clan de Jugadores Hardcore :::

En la cháchara que nos compete esta vez, quiero abrirme un poco a lo que considero un evento importante en la vida de un gamer. El momento en el que cada gamer queda encasillado en un modelo.
Para mí, existen los siguientes gamers:
  • Novato/n00b
  • Casual
  • Intermedio vulgar
  • Intermedio
  • Veterano
  • Hardcore
  • Profesional
  • Experto
Los jugadores novatos son simplemente los que se inician en la juerga y, como en la adolescencia, tiene un tiempo prudencial para cambiar de bando. Siempre cambiará de bando, un n00b nunca sigue siendo n00b. Si el individuo en cuestión nunca llega a dominar un solo juego hardcore pero insiste en jugar a veces, muy seguramente ya es otro de la millonada de gente que componen a los jugadores casuales. Si el individuo insiste en jugar y no domina nada es un estúpido, quizás mongolo o quien sabe que aberración. Si el individuo jugó y no insistió más, no es ni gamer siquiera ese huevón.

Los jugadores casuales son como los culos: abundan que te cagas. Pueden serlo una cantidad enorme de personas (aquellas que a veces te quitaban el Zapper de NES para matar paticos), incluidas muchas mujeres que le conocen el vicio del juego a uno y se enamoran de un Wii. La mejor descripción sería aquel que tiene un Wii pero no le interesa ni Zelda, ni Brawl, ni Metroid. Ese es casual hasta el tuétano. Les puede gustar todo lo que ha cualquier persona normal y ni tendrán idea de cómo mierda va el mundo de los videojuegos (igual que tampoco lo sabe el n00b, ni el intermedio vulgar), pero que juegan hasta con cervezas en mano y muchas veces juegos hasta malos como el putas.

¿Qué pasa si el individuo en cuestión llega a “dominar” uno o dos juegos nada más? Bienvenido jugador Intermedio vulgar. Aquel muchas veces zopenco, mal vestido y mal hablado, como también con más sentido común, bien vestido y decente, que solo juega “fútbol, carros, pelea o San Andrés” (como me da piedra que digan San Andrés… ¡arrrgh, parece que se me guindaran de los huevos!). No creo que deba aunar mucho en esta descripción. Apuesto un pulmón a que todos alguna vez los han visto.

El intermedio es aquel que fuimos los jugadores que ahora somos viciosos. Si, nosotros nunca fuimos n00bs, nosotros con una pinche calculadora en las manos ya queríamos jugar y por eso cuando tuvimos, prendimos o usamos por primera vez un PC no nos asustamos. Solo lo descubrimos. Esa es la etapa intermedio en la que se corre el “riesgo” (como si el riesgo no fuera otro que el de volverse vicioso ¬_¬’) de quedarse ahí y son aquellos que juegan varias cosas, que tienen buen gusto, que van creando su espíritu crítico y se equivocan. Que no van de la mano de las noticias, pero saben algo de cultura popular y hasta tienen mitos con juegos famosos. Son hasta embusteros, pero se les vale a los iniciados jugadores intermedios que merecen mis respetos porque por ahí pase yo.

Cuando a el intermedio lo asalta la pro-creativa duda, el deseo de saber más, de ser más, de aprender inglés por los videojuegos, de leer y caletear revistas, de ver programas de televisión de videojuegos, investigar sobre historia del mundillo del gaming, aprender acrónimos de empresas, saber sobre autores, productores, compositores y programadores líderes de una casa desarrolladora, sobre motores gráficos, coleccionar revistas y haber probado, o al menos saber de que se habla, sobre más de la mitad de todos los mejores juegos que han existido (¡jueputa!) esos son veteranos. Los que nos hemos mamado TODOS los lanzamientos oficiales de consolas y hemos tenido al menos una por generación somos la ultra verga (modestia aparte), pero no es necesario para ser veterano. Solamente investigar y querer aprender más sobre el asunto. Que los videojuegos ya sean tu pasión y adicción digital.

Ahora los hardcore, de los que conozco pocos en la vida real y muchos virtualmente. Ese soy yo. Hasta aquí queda uno, mortalmente sapiente de los videojuegos que reúne toda la experiencia del veterano pero además invierte tiempo, dinero y energías para hacer de los videojuegos su religión, de la pantalla su templo y del espíritu del enfrentamiento su dios. Somos aquellos que preferimos sacar tiempo para jugar que para pasear, tomar, bailar y compartir, aunque paseamos, tomamos, bailamos y compartimos. Aquel que siempre será un tanto extraño para cualquiera al que abra su mente y que ya no puede dejar de informarse y de aprender sobre los videojuegos porque ya está infectado y es adicto. Ese soy yo, que aunque en cierta medida ha bajado su gaming casa por estar trabajando, lo compensa con emuladores en el lugar de trabajo para pasarse todo lo grande que no pudo jugar en su tiempo. Que ahora está casado y tiene a la esposa embarazada y solo piensa en lo dichoso que será ese bebé por sus futuros juguetes…

El gamer profesional, como su nombre lo indica, es aquel que desarrolla tal habilidad en tal o cual género que llega a ganarse la vida con eso. Es increíble ver a muchos coreanos hacerlo, o ver como ejemplo en nuestro continente a Fatal1ty uno de esos considerados atletas virtuales. No es necesario que estos manes en su vida se hayan pasado un Final Fantasy, ni que siquiera sepan que culo era un Disk Drive. Ellos son simplemente atletas profesionales, masterizados en un juego o género.

El experto es aquel que en el Xbox Live tiene más de 100.000 puntos en su gamertag, que tiene todo el tiempo, el dinero y la habilidad del mundo para pasarse toda esa vaina. Innatamente son monstruos (o como dirían los conocidos en Unreal: Godlike) terribles para cualquier cosa. Para dejar más clara el agua, hombre, la mayoría de Galácticos estos son en su mayoría editores, programadores y gente del medio que tiene un constante acercamiento con todos los productos y de alguna forma son su profesión. No privo de esta clasificación a el tipo que tiene también todo el apoyo para serlo en su casa y cuenta con colecciones fantásticas pero con lo imprescindible en un experto: ser la verga en todo. Me atrevería a citar los ejemplos como Occese Tellebes de Ecuador, que ha descubierto cosas supremamente difíciles en muchos juegos y no es editor ni trabaja con ninguna empresa de games; Axy de México que tiene records mundiales en diversos juegos de Nintendo; Dan “Shoe” Shu editor de EGM que tiene una habilidad genial y asi…

Por estas razones descritas, los mortales más interesados en el tema, que amamos los videojuegos, llegamos a ser hardcore gamers. Hasta ahí. Bien por que no demos más chicle o bien porque otras circunstancias nos lo impidan, seguiremos en este Clan. Ahora, ¿en que clan estás tu?

3 comentarios:

Digital Alchemist dijo...

AMEN viejo Isako, yo por lo menos ya entre en el clan de los hardcore, aunque desafortunadamente tengo dos puntos en contra: 1. le he bajado al gaming en mi casa, por trabajar, y 2. Aun no he disfrutado plenamente del Xbox ni del Wii. Pero igual me place mucho darme la mano con un camarada hardcore como usted viejo man.

Omar dijo...

wow que explicacion tan exacta...muy bueno...yo me considero intermedio ...pasando para veterano jeje habra que ver si puedo recuperarme o seguir adicto el resto de mi vida!!!

Vega4 dijo...

Hola.

Me gustaría conocer gente que juege Super Smash Bros. Brawl en Montería, para ir practicando.

Cualquier cosa me escriben a jdvillao007@gmail.com (ponen como asunto Brawl Montería o algo así XD)