sábado, 7 de febrero de 2009

::: Sony: "estaremos ahí y seguiremos luchando" :::

Nos desplazamos hasta Kinshasa, la ciudad más grande de la República Democrática del Congo. Pero lo importante no es dónde, sino cuándo. Estamos en el 30 de Octubre de 1974, en un pabellón municipal donde se está celebrando el combate más legendario de la historia de boxeo.
En una esquina se encuentra Muhammad Ali quien, a pesar de contar con el apoyo del público al grito de “¡Alí bomayé!” (¡Alí, mátalo!), se encuentra contra las cuerdas aguantando la lluvia de golpes de George Foreman.


Volvemos al día de hoy, han pasado casi 35 años desde aquél combate, pero David Reeves, máximo responsable de Sony Computer Entertainment Europe recuerda aquella pelea:
“Debemos sufrir un poco, vamos perdiendo cuota de mercado y poder en la mente del usuario. Es como Ali contra Foreman, aguantas ocho o nueve asaltos mientras te golpean. Pero seguimos de pie, podemos sacar provecho y nos queda mucho que luchar. No digo que vayamos a noquearles pero estaremos ahí y seguiremos luchando.”

El extracto proviene de ciertas declaraciones realizadas por el señor Reeves al diario inglés The Guardian, en las que además habla de la famosa bajada de precio de PS3:

“Mi objetivo es financiero, conseguir beneficios en nuestro territorio a finales de Marzo, y lo conseguiremos. Nuestra prioridad siempre ha sido PS3, el objetivo era llegar a los 10 millones y continúa siéndolo. Si hubiésemos reducido el precio, perdiendo otro billón de dólares, podríamos haber conseguido incrementar las ventas en Navidad pero a eso le habría seguido un incremento den las perdidas. La compañía podría pensar: ‘Hmm, no estoy seguro de querer estar en este negocio.’ Pero hemos enseñado a Sony que continúa siendo un buen negocio en el que confiar.”


Pese a que son palabras que los usuarios de PS3 agradecerán a David Reeves, en Sony parecen olvidar que cuando se trata de una industria tan dura como la del videojuego, querer no es poder.
Recientemente se ha dado a conocer también el cambio que se hará efectivo en la producción de PS3 el próximo verano. Dicha modificación cambiará el chip Cell de 65nm que actualmente llevan las máquinas por otro de 45nm, con lo que, costes, calentamientos, gasto de energía y, esperemos que también precio final, podrían verse reducidos.

Considero que a PS3 le queda mucho por decir, tiene la potencia suficiente como para dejarnos con la baba colgando y hay un ejercito de usuarios que han depositado su confianza en ella. Eso debería valer, pero es que son comentarios que, salvando las distancias, ya oímos en el atardecer de Dreamcast.

Esperemos que con la llegada de títulos como ‘Killzone 2’ la suerte comience a soplar uno poco más a favor de Sony.